“Si se siente orgulloso de su logro o si su esfuerzo idealista lo desanima, su práctica lo conducirá a un callejón sin salida”.

Estoy muy feliz de estar aquí el día en que Buda alcanzó la iluminación bajo el árbol Bo. Cuando él alcanzó la iluminación bajo el árbol Bo, dijo: “¡es maravilloso ver la naturaleza de Buda en todas las cosas y en cada individuo!”. Quería decir que cuando practicamos zazen, tenemos la naturaleza de Buda y cada uno de nostoros es Buda mismo. Por práctica él no quería decir simplemente sentarse bajo el árbol Bo o sentarse en la posición de piernas cruzadas. Es verdad que para nosotros esta posición es la única fundamental o el método original, pero lo que Buda quería decir en realidad era que las montañas, los árboles, el agua que corre, las flores y las plantas, todo tal como es, es la manera de ser de Buda. Esto significa que cada cosa expresa la actividad de Buda, cada cosa a su manera.

Pero la manera como existe cada cosa no debe ser comprendida de por sí en su dominio propio de conciencia. Lo que vemos o lo que oímos no es más que una parte o una idea limitada de lo que somos en realidad. Pero cuando simplemente somos, cada cual existiendo simplemente a su manera propia, estamos expresando a Buda mismo. En otras palabras, cuando practicamos algo como zazen, entonces está presente la manera de ser de Buda o naturaleza de Buda. Cuando preguntamos qué es la naturaleza de Buda, desaparece, pero cuando simplemente practicamos zazen, adquirimos la plena comprensión de ella. El único modo de comprender la naturaleza de Buda es simplemente practicando zazen, simplemente estar aquí tal como somos. Lo que Buda quería decir con naturaleza de Buda era pues estar ahí como él era, más allá del dominio de la conciencia.

La naturaleza de Buda es nuestra naturaleza original; la tenemos antes de practicar zazen y antes de conocerla en terminos de conciencia. En este sentido, todo lo que hacemos es la actividad de Buda. Si usted quiere comprenderlo no puede comprenderlo. Cuando renuncia a intentar comprenderlo, la verdadera comprensión siempre está presente. Normalmente, después de zazen les hablo, pero no es únicamente para escuchar mi charla que la gente viene, sino para practicar zazen. Nunca deberíamos olvidar este punto. La razón por la que hablo es para animarlos a practicar zazen a la manera de Buda. Por ésto decimos que aunque usted tenga la naturaleza de Buda, si usted está con la idea de hacer o no hacer zazen o si no puede admitir que usted es Buda, no comprende entonces ni la naturaleza de Buda ni zazen. Pero cuando practique zazen de la misma manera como lo hizo Buda, comprenderá lo que es nuestra vía. No hablamos demasiado, pero a través de nuestra actividad, intencionalmente o no, nos comunicamos los unos con los otros. Deberiamos estar siempre muy alertas para comunicarnos con o sin palabras. Si este punto se pierde, se pierde el punto más importante del Budismo.

No importa a dónde vamos. Nunca deberíamos perder esta manera de vivir. Esto es lo que se llama “ser Buda” o “ser el amo”. No importa dónde, usted debería ser el amo de lo que le rodea. Esto significa que usted no debería perder su camino. Esto es pues lo que se llama Buda, pues si existe siempre de esta manera, usted es Buda mismo. Sin tratar de ser Buda usted es Buda. Así es como nosotros alcanzamos la iluminación. Alcanzar la iluminación es estar siempre con Buda. A fuerza de repetir continuamente la misma cosa, adquirimos esta comprensión. Pero si ésto se le escapa y usted se siente orgulloso de su logro, o si llega a estar desanimado a causa de su esfuerzo idealista, su práctica lo encerrará tras un espeso muro. No deberíamos encerrarnos tras un muro que nosotros mismos construimos. Por ésto, a la hora de zazen, simplemente pararse, ir y sentarse con su maestro, y hablarle y escucharlo, y regresar luego a casa; todos estos actos conforman nuestra práctica. De esta manera, sin ninguna idea de logro, usted siempre es Buda. Esta es la verdadera práctica de zazen. Entonces usted puede comprender el verdadero significado de la primera declaración de Buda: “ver la naturaleza de Buda en los diversos seres y en cada uno de nosotros”.